las musas de Godard y el estilo de chica francesa

Jean Luc Godard fue uno de los directores de cine más importantes y radicales de la Nouvelle Vague francesa. Ese estilo basado en la autoría, donde los directores estaban implicados en toda la composición y proceso de creación de un largometraje. Desde escribir la obra, dirigirla hasta el trasfondo psicológico de los personajes. 

Las películas del francés rompían con todas las reglas preestablecidas en el séptimo arte. Personajes que hablaban directamente al público, saltos en la continuidad de la historia, o incluso diálogos de más de 20 minutos que no afectan a la trama. Buscaba una respuesta del público, a través de sus críticas al capitalismo y la alineación de la sociedad. 

En sus más de 40 películas, cabe resaltar la gran presencia femenina que reinaba en ellas. Las actrices con las que Godard trabajó fueron una gran inspiración para él y sus obras. 7 son las musas que contribuyeron a la estética y el tono de los filmes del director, estableciendo las bases de la estética y el estilo de la chica francesa. 

1. Anna Karina

Un icono clave de la nouvelle vague y la que fue pareja del cineasta durante lo que ella calificó como terribles años debido a las drogas y las infidelidades. La actriz danesa a su llegada a París, protagonizó Una mujer es una mujer (1961), en la que pretendía burlarse de los clichés sexuales, y Vivir su vida (1962). En esta última, luce el corte de pelo bob negro tinta y terminaba en pico en las orejas.  A veces lo lleva con una pinza de pelo, otras veces con una cinta de pelo atravesada

Anna Karina en Vivir su vida, 1962

2. Jean Seberg

En “À bout de souffle”, Jean Seberg interpretó a una estadounidense en París. Ssu corte de pelo corto estilo pixie, aunque rubio. El jersey bretón de rayas de Seberg, usado para su papel de Patricia. El look, una insignia juvenil de desamor, se reprodujo tan a menudo que, como observó el diseñador Scott Sternberg, “se ha convertido en su propia industria artesanal”. El corte de pelo a lo garçon y la camiseta marinera se mantienen como algunos de los rasgos más reconocibles del estilo afrancesado.  

3. Brigitte Bardot

Bardot era símbolo del balance entre la adorable inocencia y el sexo. Generalmente maquillada con un negro cat-eye, pelo con un gran volumen y unos labios brillantes. Como se aprecia en la grabación de El desprecio en 1963. La actriz combinaba las diademas de tela ancha con conjuntos sencillos compuestos por tops y pantalones monocromáticos o faldas lápiz y jerséis. 

Brigitte Bardot en la película Contempt de Jean-Luc Godard, 1963

4. Macha Méril

En la película de Godard de 1964 Una mujer casada, sobre una chica insegura llamada Charlotte, interpretada por Méril, que salta entre su marido y su amante. La actriz y escritora francesa, además de ex princesa, llevaba un bob al más puro estilo parisino. 

Macha Méril en Una Mujer Casada, 1964

5. Jane Birkin

Jane Birkin, uno de los iconos más importantes en la moda de los 70s. Caracterizada por su bolso de mimbre, esas enormes gafas redondas, su pelo alto y camisas blancas y vaqueros, un estilo sencillo pero muy chic. Trabajó con Godard en Soigne ta droite, en esta película nos enseñó como un par de hombreras en una americana y lo bien que combina con unos vaqueros. 

Jane Birkin en Soigne ta droite en 1987

6. Marlene Jobert

Mientras que el papel de Joberts como Elisabeth Choquet en Maculin Femenin de Godard estuvo enfocado en amor y politica. Sus tintadas gafas de sol y abrigos con ribetes robaron casi todo el protagonismo en cada una de sus escenas. 

Marlène Jobert – Masculin Féminin (1966)

7. Juliet Berto

Berto, con sus cejas finas, sus labios carnosos y su pelo largo castaño, fue un pilar de la Nouvelle Vague francesa. Protagonizó cuatro películas de Godard, entre ellas Le Gai Savoir, que trataba sobre dos estudiantes en medio de la guerra de Vietnam que contemplan el propósito de la vida.

Juliet Berto (dcha.) en Weekedn de Godard en 1967

El armario de la chica francesa más chic suele estar compuesto por zapatillas de ballet, bolsos de cuero bien usados, bolsos tipo cesta a lo Jane Birkin, pantalones vaqueros perfectamente ajustados, blazers negros a medida, pañuelos de seda, camisas lenceras para el día, camisas blancas con botones, vestiditos negros, por supuesto, y una fragancia de firma para rematar. 

Tiene un mínimo de logotipos, que favorece la comodidad tanto como el estilo. En cuanto a los colores, se trata de tonos neutros como el caqui, el blanco, el camel, el azul marino, el gris y el negro. Consejo profesional: nunca combines tu bolso con tu ropa.

Javier Lara @_javilara